Cursos de maderoterapia para balnearios y spa

0 Flares 0 Flares ×

Los BENEFICIOS DE Las MASAJES FACIALES: BAMBU, CONCHAS, MODELADORA, RELAJANTE… SE HAN PUESTO DE MODA EN LOS BALNEARIOS Y SPA DESDE HACE AÑOS.

Actualmente son los tratamientos de maderoterapia los que están triunfando en todo el mundo. Si quieres trabajar en balnearios o spa probablemente te pedirán que tenga el curso de maderoterapia ahora puedes hacerlo en modalidad online de repaso o presencial para inexpertos en Galicia, un curso de maderoterapia médico – estética con profesionales donde se enseña al alumno de forma profesional.

En el curso de maderoterapia para balnearios y spa aprenderás a utilizar las herramientas a la perfección.

RESERVA PLAZA YA: +34 986652718 ó +36 619847798 (WhatsApp o Telegram)

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano y, por ser el envoltório de nuestro organismo, presenta las principales señales del envejecimiento. La maderoterapia ayuda a combatir la celulitis y la flaccidez.

El envejecimiento humano puede ser influenciado por dos factores: intrínsecos, que serían aquellos ya esperados, llamado también de envejecimiento cronológico; y factores extrínsecos, que ocurren debido a los hábitos alimentes y factores ambientales. Los masajes y la maderoterapia ayudan a prevenir Las alteraciones principales del envejecimiento intrínseco varían de desidratación hasta rugas y flacidez.

Ya las alteraciones del envejecimiento extrínseco con ayuda de la maderoterapia se frenan, pero estos varían en consonancia con la exposición solar, franja edad y susceptibilidad individual.

Esas alteraciones son inevitables con el pasar de los años, la maderoterapia es una gran ayuda, los cursos de maderoterapia cada vez se solicitan más porque ayudan a mejorar, debemos entender pues que el envejecimiento forma parte de un ciclo vital, a que todo ser vivo está sujeto con el avanzar de la edad, pudiendo ser solamente desacelerado.

Una de las terapias alternativas para el antienvejecimento es el masaje facial, la maderoterapia también se aplica a la cara con tal fin, una terapia que ayuda a la recuperación epidérmica, la renovación del extracto córneo y la estimulación de la circulación superficial.

De esta forma, fue realizada una pesquisa bibliográfica con el objetivo de presentar los beneficios de las masajes faciales realizadas con bambu, conchas, modeladora y relajante. Se concluye con este estudio que, en general, todas las masajes faciales abordadas presentan efectos benéficos contra las señales del envejecimiento cutaneo.

Envejecer es un proceso natural e inevitable. Gilchrest y Krutmann (2007) afirman que, en la medida en que la expectativa de vida aumenta, crece también la preocupación de las personas con la apariencia. Scotti y Velasco (2003) relatan que con el envejecimiento ocurren alteraciones en la elasticidad, brillo, textura y color de la piel, y esas alteraciones interfieren en la autoestima.

La sociedad busca en el área de la estética y la maderoterapia otra forma de buscar medios que puedan mejorar la autoestima y la calidad de vida. Una de las terapias alternativas descritas por Guirro y Guirro (2004) para el antienvejecimento es el masaje facial, ahora con las sesiones de maderoterapia cada vez la demanda es mayor. Según Días (2005), el masaje facial aumenta el metabolismo celular, desintoxica, aumenta la permeabilidad cutánea y promueve el relajamiento y solaz. Analizando esas informaciones, este trabajo tiene como objetivo presentar los beneficios de las masajes faciales realizadas con maderas, bambú, concha, masaje modeladora y relajante.

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano, por estar distribuida por toda la superficie del organismo, haciéndose así una defensa del mismo la maderoterapia constituye una excelente terapia.

La piel posee varias funciones. Además de ser el envoltorio del cuerpo, ella protege contra el ambiente externo, es impermeable al agua, posee funciones sensoriales, preserva los fluidos corporales, es extremadamente importante en la absorción de la radiación ultravioleta y en la producción de la vitamina D.

Deja una respuesta